BLAC Brick

Investigadores del Massachusetts Instute of Technology (MIT) proponen una alternativa al ladrillo tradicional: el BLAC Brick. Más barato, menos contaminante y de color negro (entre sus componentes no figura la tinta de calamar).

Realizado a partir de celulosa, proveniente de restos de papel y cartón reciclado, hidróxido de sodio, extracto de lima, y una pequeña cantidad de arcilla. No requiere cocción en un horno, ya que se endurece a temperatura ambiente gracias a un proceso químico que desencadenan sus propios componentes.

Más información en: Gizmodo

2015-06-23T09:34:04+00:00 23 junio, 2015|construcción sostenible|Sin comentarios